Metodología

Un buen método es un buen camino

Ahora que ya te he contado quien soy y ya me conoces un poquito, me falta explicarte con más detalle una parte muy importante: ¿Cómo trabajo?

recuerda

“Cuando sientas que vas a rendirte, piensa por qué empezaste.”

En mis 8 años de experiencia como psicóloga infanto-juvenil he ido aprendiendo mucho de los niños y jóvenes y sobre sus intereses. Por esta razón me gusta tanto trabajar en contacto cercano con ellos, creo que es la mejor forma para que ellos también se interesen y se sientan participativos.

¿Nos conocemos?

El primer paso es conocernos para valorar la situación, las necesidades del niño o adolescente y las de la familia o entorno, para así definir el mejor plan de trabajo. Una buena evaluación del caso es imprescindible antes de empezar a trabajar juntos. Para ello puedes ponerte en contacto conmigo mediante el formulario de contacto o enviándome un correo electrónico para empezar a hablar y que podamos conocernos.

Tratamiento psicológico en domicilios y escuelas

Los niños y jóvenes forman parte de un entorno del que no nos podemos olvidar, por eso hace años que centro mi trabajo en domicilios y escuelas. El trabajo en un entorno natural permite que los aprendizajes se generalicen más rápido y por tanto sea más efectivo. Además, los más pequeños pueden aprender jugando en un entorno conocido, en el que se sienten más cómodos.

Reuniones de coordinación

El trabajo y la formación con los padres y familiares son tanto o más importantes que el trabajo directo con los niños y adolescentes. Vosotros estáis con ellos casi las 24h del día, por eso creo que no hay nadie mejor para dar continuidad y sentido a todo el trabajo que realizo con vuestros hijos.

En las reuniones de coordinación, analizamos y redefinimos conjuntamente los siguientes pasos en función de los avances o